Buscador Google (puedes usar el buscador del foro eligiendo la opcion buscar del menu)
Busqueda personalizada

  

Siguenos en Twitter  Siguenos en Facebook


Fecha actual Jue Mar pm, 2017 5:03 pm

Su última visita fue:






Bookmark and Share

Publicar un nuevo temaEscribir comentario Página 1 de 1   [ 9 mensajes ]
Autor Mensaje
 Asunto: Testimonio de Carlos Resendiz 'El Rabsaces'
NotaPublicado: Mar Dic pm, 2011 1:37 pm 
Moderador Global
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep am, 2011 12:13 am
Mensajes: 3687
Ubicación: México, Distrito Federal
Ha  agradecido: 12 veces
Le han agradecido: 11 veces
No es un testimonio de audio, sino de letra, porque no tengo a
la mano el equipo necesario para hacerlo, además que todavía no aprendo a subir material de audio y video al foro.

Ustedes me perdonarán por ponerlo por escrito...

MI TESTIMONIO

Me llamo Carlos Reséndiz y me dicen El Rabsacés, El Güero o El Pollo. Nací en el Distrito Federal, México, en un hospital en Belem de las Flores.

Nací con problemas auditivos, que los médicos decían que era Hipoacusia Bilateral, (Sordera).

En los oídos me hicieron 13 operaciones y estuve yendo al hospital desde que nací hasta la edad de 12 años que fue la última intervención quirúrgica.
Gracias a Dios siempre conté con el amor y el apoyo de mis padres y de mis abuelos maternos. Toda mi familia era inconversa.

Había brujos, ateos, masones, espiritualistas y hasta un satanista. Mi abuela fue monja de las Carmelitas Descalzas hasta que conoció a mi abuelo y él la sacó del convento.

Por lo que tuve de niño una educación católica de manera que todo era glorificar a María. Mi abuela nos enseñó a mis hermanos, a mis primos y a mí que debido a que Jesucristo fracasó en su sacrificio en la cruz del calvario, María tuvo qué intervenir para apoyar a su Hijo, por lo que la salvación venía por parte de ella.

Muchas veces mi abuela me llegó a decir que podía yo escoger dos caminos para llegar al cielo: El que estaba lleno de espinas y de sufrimientos y que era el de Jesucristo, y el que estaba lleno de flores y que era de María.

Me decía además que para llegar al cielo había qué andar mucho, mucho tiempo descalzo y según el camino que había yo escogido, podía caminar sobre espinas o sobre flores.

Mi abuela tenía toda la casa llena de ídolos de María y de Cristo, incluyendo ‘santos’ y muchos amuletos y fetiches. Todo el tiempo la casa olía a copal y a incienso de iglesia católica.

Son innumerables los rosarios que presencié que efectuaba mi abuela con gente que la seguía, pero a pesar de todo esto, nunca me gustó postrarme ante las estatuas y desde pequeño yo sentía que no tenían vida.
Al contrario, yo las veía como algo siniestro, malévolo, confieso que les tenía mucho miedo y no quería quedarme solo en los cuartos que estaban llenos de esos iconos.

Algo me decía en mi interior que adorar esas estatuas era malo. Como mi abuela me obligaba a arrodillarme ante los ídolos tuve muchas pesadillas.

Tuve una infancia triste, pero a la vez feliz. Triste porque en la escuela los niños al verme con mis gasas y mis telas adhesivas tapándome las orejas debido a mis operaciones y curaciones, me pegaban e incluso me llegaron a patear en la cabeza, al grado que dos veces tuve que ir al hospital.

Los niños fueron muy crueles conmigo. No quiero recordar las humillaciones que sufrí en manos de tres chamacos que (Adelantándome un poco a las cosas, diré que siendo ya grande los busqué con mi pandilla para matarlos, ya que mis pandilleros tenían órdenes de mi parte para matar a sus familiares de mis agresores y violar a las mujeres, pero gracias a Dios que jamás los encontré) que me hicieron la vida imposible.

La situación se puso de tal manera que mi papá tuvo qué pagarle a un niño tres años más grande que yo para que fuera mi guardaespaldas.

Ese niño se llamaba Raúl y le decíamos ‘El Niño Quemado’ porque tenía marcas y cicatrices de quemaduras en los brazos. Un día que uno de los que me hacían la vida imposible me estaba pateando, llegó él con un martillo y lo dejó inconsciente en el suelo en medio de un charco de sangre.

Así pasó mi niñez. Yo era el consentido de mi abuela y de mis padres. Lo único que les disgustaba de mi era que yo nunca quise que me pusieran amuletos como cadenitas, ojos de venado, collares con motivos religiosos, escapularios, en fin.

Varias veces mi papá me cargó y caminó descalzo desde la colonia Lorenzo Boturini hasta la Basílica de Guadalupe para pedirle a la ‘virgen’ que me hiciera el milagro de sanarme de los oídos y nada pasó.

En la secundaria seguí mis estudios. Fui uno de los más aplicados y me encontré con niños molestones, pero mi papá ya sabía el remedio. Pagar a otro niño para que me protegiera.

Nunca me gustó rezar, ni creí en la virgen y los santos, ni rezar el rosario. Asistía y hacía como que me persignaba y todo para no hacer sentir mal a mis papás y a mi abuela.

Al lado de la casa había un templo evangélico y los hermanos venían a la casa porque mi abuelo tenía una tienda grande y les surtía de refrescos, de carnes frías y de abarrotes.

Me gustaba escuchar los himnos que cantaban ellos. Me deleitaba oyendo ‘Cuan Grande es ÉL’, ‘En la Cruz’, ‘La Senda Ancha Dejaré’, ‘Más Allá del Sol’, ‘Cómo Podré Estar Triste’, y muchos más.

Para escucharlos bien, pegaba mi oreja izquierda a la pared, ya que mi cama daba a la pared que nos dividía del templo. Mi abuela se dio cuenta y me regañó. (Es el único regaño fuerte que me ha hecho en mi vida) Me dijo que no debía de escuchar los cantos de los protestantes ya que tenían el poder de condenar a las almas al infierno.

Me habló tan mal de los evangélicos que logró convencerme que no eran buenos. Como entré a la preparatoria (El Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Oriente) yo ya era ateo.

En el CCH conocí la libertad de hacer lo que yo quisiera. Me uní a los porros de la UNAM. Cantábamos rock urbano y canciones de protesta, hacíamos paros, huelgas, estuve metido en la llamada ‘grilla’ y ahí conocí mi primera borrachera, tuve mi primera novia (Leticia) y todo me pareció un mundo maravilloso.

Ahí aprendí a intimidar a la gente, a golpearla, y nos dedicábamos a pedir dinero (A botear) cantando con nuestros instrumentos musicales. Yo tocaba la guitarra.

Ahí conocí a un muchacho cristiano que se hizo novio de una de mis hermanas y él fue el instrumento para que todos le entregaran su vida a Jesucristo, menos mi hermano Manuel y yo.
(Por cierto, mis abuelos tenían pocos años de haber muerto).

Ya estando en la Universidad, estuve estudiando la Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas. Cuando terminé mi carrera, me he dedicado hasta la fecha a ser investigador de la UNAM y a trabajar en una editorial secular.

Pero en aquella época, con el grupo de porros empecé a juntarme más y más con ellos. Conocí la marihuana, los hongos alucinógenos, el peyote, en fin, y me metí más y más en los libros de Carlos Castaneda y el chamanismo.

El caso es que pasó el tiempo y mis valores morales cayeron grandemente, al grado de convertirme en la oveja negra de la familia.

Era rockero, me volví satánico y conocí muchas cosas del satanismo que en otra ocasión contaré.

Formé mi pandilla, andábamos vestidos con ropas de cuero, en nuestras motos y asaltábamos gente y negocios, extorsionábamos, golpeamos a muchas personas y fue cuando busqué a los que de niño a mí me hicieron daño. La pandilla sabía que podía hacer lo que quisieran con las mujeres, después de ‘picarles las tripas’ con un picahielo a los varones.

Pero yo quería tener el privilegio de matar a sangre fría a los que me hicieron una niñez desgraciada.

Nunca los encontré. Esto me salvó de ser un asesino. En mi vida hice de todo, y solo tres cosas jamás he cometido: Asesinar a alguien, violar a mujeres inocentes y hacer cosas gay.

Hubo una prostituta que llegó a mantenerme. Cuando me cansé de ella se la dejé a uno de la pandilla.

Cuando una chica quería formar parte de la pandilla tenía qué acostarse con todos nosotros y al final se convertía en la ‘querida’ de alguno, o andaba por temporadas con uno y con otro.

Llevaba una doble vida. En las mañanas trabajaba en la editorial y en las tardes-noches andaba yo con la pandilla. Conocí la cárcel y varias veces me salvé de milagro en las balaceras.

En una ocasión, llegó un siervo del Señor a la editorial. Se trataba de Adrián Calderón, un dibujante que me dio las Buenas Nuevas.

Yo me burlé de él, lo humillé, pero Adrián oró mucho por mí y durante un largo año intercedió por mí en oración, a la vez que me regalaba cassettes de testimonios de ex pandilleros y ex satanistas, los cuales tiraba yo en un cajón de mi escritorio.

En la editorial era yo el director de una revista de chicas en bikini llamada ‘Bueníssima’. Además de editar la revista, coordinaba las sesiones fotográficas de las chicas modelos.

Infinidad de veces las vi desnudas y tuve relaciones sexuales con muchas de ellas. Pues hasta allá me fue a buscar Adrián para decirme que ‘Cristo me ama’.

Una mañana, desperté asqueado de mi vida. Algo me estaba pasando y me fui sin desayunar a la editorial. Estando en mi oficina sentía que la cabeza me daba vueltas.

Le dije a la secretaria que nadie me molestara porque iba a hacer una llamada telefónica muy importante a un proveedor de papel.

Estando solo, empecé a llorar. Estaba muy desconcertado porque no había llorado desde que era yo un niño. No sabía ni por qué me brotaban las lágrimas y tenía coraje conmigo mismo por lo que consideré una debilidad de mi parte.

En mi mente resonaban las palabras ‘Cristo me ama’, ‘Cristo me ama’. Yo decía de groserías en mis pensamientos y decía que Cristo no podía amarme debido a que yo hice tantas cosas malas.

De pronto sentí la necesidad de abrir el cajón de mi escritorio y vi el Nuevo Testamento que Adrián me había dado hace meses y que yo había aventado al interior del cajón como si fuera cualquier cosa.

Lo empecé a hojear. Hubo una frase que me dejó helado: ‘El que a mí viene, no le echo fuera’.

Dejé el Nuevo Testamento a un lado y volví a llorar. Estaba consciente de que no podía ser perdonado ya que hice tantas cosas tan malas. Mi mente era un caos y sentía cómo mis manos temblaban un poco.

Mi mirada quedó fija en el interior del cajón abierto y vi un cassete que en su caja decía ‘Testimonio de un ex Pandillero’.

Lo saqué y lo puse en mi grabadora. Era la historia de un niño que fue obligado a trabajar desde pequeño y como no encontraba empleo se dedicaba a robar monederos en los mercados.

Luego fue atraído por la banda de ‘Los Panchitos’ y creció siendo uno de los pandilleros más temidos de su colonia y de otras aledañas.

Cada vez estaba yo más sorprendido, ya que mucho de lo que el hermano contó, era casi tal y como me pasó a mí en mi vida, e incluso el ambiente de la pandilla, lo que se hace, como se siente uno después de una tarde de drogas y sexo, la soledad tan grande que lo embarga a uno y los sentimientos de suicidio.

Yo me sentí enojado porque pensé que Adrián Calderón me había estado espiando y le contó mi vida al ex pandillero para relatarla en el cassete.

Pero me fui metiendo más y más en el testimonio. No entiendo cómo pasó ni los detalles de cómo ocurrieron las cosas, pero pronto me vi de rodillas con la cabeza en el suelo, humillado ante Jesucristo y llorando.

Dejé el suelo húmedo con mis lágrimas a la vez que le pedí perdón muchas veces. Estaba totalmente asqueado de la vida que había estado llevando y ahí, solo, con la compañía únicamente del Señor, le entregué mi vida.

Cuando salí de la oficina, la secretaria estaba muy extrañada. Posteriormente me contó que me vio algo muy especial en el rostro.

Yo me sentí por primera vez en mi vida limpio, una alegría muy grande me desbordaba y miré al mundo de otra manera. Los colores se me hacían más brillantes y lo que hice fue buscar a Adrián.

Cuando escuchó mi testimonio, nuestro hermano se puso a llorar. No cabía de felicidad. Me llevó al templo Gethsemaní donde le dimos gracias a Dios y me puso en las manos del pastor Enrique Castillo Sánchez.

Dejé la pandilla, dejé todo por mi Señor, renuncié al trabajo secular para ya no hacer la revista de chicas, aunque después mi jefe me recontrató y ahora estoy haciendo otro tipo de publicaciones de las que contaré en otra ocasión y que no ofenden al Señor.

Actualmente tres chicos y dos chicas de la pandilla le han entregado su vida a Jesucristo. Otros ya murieron y dos más están en la penitenciaría. De las chicas que no quisieron recibir al Señor, dos fallecieron y las otras son prostitutas.

Estudié en el Instituto Bíblico Mexicano y después perfeccioné mis estudios en el Instituto Juan Calvino. Soy copastor en la misión que llevamos el hermano Guillermo Esquivel y yo, y soy el pastor de los jóvenes.

Los sábados y domingos doy clases en la Iglesia, de Hermenéutica, Apologética, Escatología y Homilética.

Toda mi familia es cristiana menos mi hermano Manuel, quien es maestro de gimnasia olímpica, tiene su gimnasio el que atiende con sus hijos y además es disc jockey.

Actualmente trabajo y procuro dedicar tiempo de calidad a éste bendito foro donde me han recibido con los brazos abiertos y con mucho cariño. Alabo y glorifico a nuestro Señor por REVOLUCION CRISTIANA, porque me han permitido compartir éste laaaaargo testimonio que espero que no se hayan aburrido mucho todos ustedes.

Que Dios les bendiga…

_________________
'Pero tú Habla lo que Está de Acuerdo con la Sana Doctrina'. (Tito 2:1).


Última edición por ElRabsaces el Sab Dic am, 2011 4:47 am, editado 1 vez en total

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Orkut Compartir en Digg Compartir en MySpace Compartir en Delicious Compartir en Technorati
Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Testimonio de Carlos Resendiz 'El Rabsaces'
NotaPublicado: Vie Dic pm, 2011 8:00 pm 
Administrador del Sitio
Administrador del Sitio
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Dic am, 2009 1:22 am
Mensajes: 1657
Ha  agradecido: 9 veces
Le han agradecido: 29 veces
55->#% Se ve que ahora si te inspiraste para publicar tu testimonio.

Te recomiendo separar mas los párrafos eso ayuda a ubicarse cuando se hacen pausas en la lectura.

_________________
RevolucionCristiana


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Testimonio de Carlos Resendiz 'El Rabsaces'
NotaPublicado: Sab Dic am, 2011 4:48 am 
Moderador Global
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep am, 2011 12:13 am
Mensajes: 3687
Ubicación: México, Distrito Federal
Ha  agradecido: 12 veces
Le han agradecido: 11 veces
Listo, Jonathan, me dices si así se lee mejor mi testimonio. 31->#%

_________________
'Pero tú Habla lo que Está de Acuerdo con la Sana Doctrina'. (Tito 2:1).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Testimonio de Carlos Resendiz 'El Rabsaces'
NotaPublicado: Lun Mar pm, 2012 10:35 pm 
Forum Designer
Forum Designer
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic am, 2009 12:22 am
Mensajes: 191
Ha  agradecido: 8 veces
Le han agradecido: 14 veces
Un impresionante testimonio, siempre he valorado más los testimonios de la gente que ha tenido cambios drásticos en su vida, y es agradable para mí poder leer cómo Dios cambió tu vida al 1000% diría yo. Muchas bendiciones bro :)

_________________





Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Testimonio de Carlos Resendiz 'El Rabsaces'
NotaPublicado: Lun Mar pm, 2012 10:39 pm 
Moderador Global
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep am, 2011 12:13 am
Mensajes: 3687
Ubicación: México, Distrito Federal
Ha  agradecido: 12 veces
Le han agradecido: 11 veces
Gracias, Hanzitho. También me gustaría saber como fue que conociste al Señor.
Anímate, cuenta tu testimonio aunque sea en unas cuantas líneas.

_________________
'Pero tú Habla lo que Está de Acuerdo con la Sana Doctrina'. (Tito 2:1).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Testimonio de Carlos Resendiz 'El Rabsaces'
NotaPublicado: Mar Mar pm, 2012 4:13 pm 
Forum Designer
Forum Designer
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic am, 2009 12:22 am
Mensajes: 191
Ha  agradecido: 8 veces
Le han agradecido: 14 veces
Bueno, gracias a Dios, nací en un hogar cristiano, pero no fue hasta mas o menos los 12/13 años que realmente creo que quise que Dios guíe mi vida... Me arrepentí de muchas cosas, como por ejemplo, una de ellas, era que no me gustaba ir a la iglesia, porque me aburría, pero llegó un momento en que mi padre me dió a elegir, y yo elegí asistir a la iglesia, y bueno, desde ese momento, creo que cada día intento ser diferente, estoy por cumplir 17 años, y creo que es la mejor decisión que he tomado en mi vida, no soy un gran lector de la biblia, ni un gran orador, pero intento cada día pecar menos, y dejar que Dios reine más en mi vida... Sinceramente, no vi en mi vida grandes caaaaaaaaambios, por esa razón considero que gente que ha caído tan bajo y se da cuenta que su vida puede ser diferente, son las que más aprenden de esto.

Bendiciones :)

_________________





Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Testimonio de Carlos Resendiz 'El Rabsaces'
NotaPublicado: Mar Mar pm, 2012 4:38 pm 
Moderador Global
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep am, 2011 12:13 am
Mensajes: 3687
Ubicación: México, Distrito Federal
Ha  agradecido: 12 veces
Le han agradecido: 11 veces
Hanzitho. El Señor te ha preservado de muchas cosas.
Esto lo veo claramente porque yo estuve en el lado de los inconversos y sé cómo se las gasta el mundo.
Te recomiendo que bajes todo el Nuevo Testamento en audio (Por ahí Princess lo subió en el foro) y lo pongas en tu Ipod o en el aparato que más uses, te pones tus audífovos y te pones a oir.
La fe viene por el oir y el oir por la Palabra de Dios.
Te confieso que en ocasiones si me ha dado un poco de flojera leer la Biblia, pero me pongo mis audífonos y problema resuelto. Voy dondequiera escuchando la Palabra de nuestro Señor.

_________________
'Pero tú Habla lo que Está de Acuerdo con la Sana Doctrina'. (Tito 2:1).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Testimonio de Carlos Resendiz 'El Rabsaces'
NotaPublicado: Mié Mar pm, 2012 6:37 pm 
Forum Designer
Forum Designer
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic am, 2009 12:22 am
Mensajes: 191
Ha  agradecido: 8 veces
Le han agradecido: 14 veces
gracias por la sugerencia, creo que lo hare enseguida :)

_________________





Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Testimonio de Carlos Resendiz 'El Rabsaces'
NotaPublicado: Jue Mar am, 2012 12:32 am 
Moderador Global
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Sep am, 2011 12:13 am
Mensajes: 3687
Ubicación: México, Distrito Federal
Ha  agradecido: 12 veces
Le han agradecido: 11 veces
Es el mejor sistema para memorizar pasajes y capítulos enteros de la Biblia Te lo digo por experiencia. 31->#%

_________________
'Pero tú Habla lo que Está de Acuerdo con la Sana Doctrina'. (Tito 2:1).


Arriba
 Perfil Email  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Publicar un nuevo temaEscribir comentario Página 1 de 1   [ 9 mensajes ]


 Temas relacionados   Autor   Respuestas   Vistas   Último mensaje 
No hay nuevos mensajes Testimonio de Daniel Calveti (Youtube)

Amadeus

1

1817

Jue Abr am, 2012 12:59 am

ElRabsaces Ver último mensaje

No hay nuevos mensajes Chiste a Costillas de El Rabsacés

ElRabsaces

2

2615

Vie Ene am, 2012 12:38 am

ElRabsaces Ver último mensaje

No hay nuevos mensajes Carlos Crawford (El Consejero) - A Real Man of God 2012

Dj Bryan

1

3604

Mar Ene pm, 2012 5:58 pm

ElRabsaces Ver último mensaje

No hay nuevos mensajes Juan Carlos Alvarado - Colección 1 (1999)

Amadeus

1

2545

Mié Feb am, 2012 11:09 am

ElRabsaces Ver último mensaje

No hay nuevos mensajes Juan Carlos Alvarado – Momentos de Adoracion-Multiservidores

Jonatanesram

2

2691

Dom May am, 2012 12:08 am

ElRabsaces Ver último mensaje

 


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  





Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
twilightBB Style by Daniel St. Jules of Gamexe.net

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO

eXTReMe Tracker